Categorías
Business Entrepreneurship Marketing

5 Aspectos clave antes de emprender tu idea de negocio

Tanto si te encuentras en la fase más incipiente y todavía no has materializado tu idea de negocio, como si ya la has puesto en marcha; seguro que te suena aquello de: «me estaré precipitando…» o: «y si nadie se interesa por mi producto/servicio…». Si, a mi también. Así que bienvenido al club (risa irónica).

Efectivamente emprender es sinónimo de asumir riesgos, y por tanto, siempre surgen dudas y nadie te va a poder dar un certificado firmado con el que tienes asegurado tu modus vivendi de por vida por el hecho de haber puesto en marcha un negocio, por muy buena y singular que sea tu idea.

Seguramente ya lo sabes, pero a pesar de lo que te digan, no existen recetas mágicas que por el hecho de usarlas te garanticen que tu negocio va a ir como un tiro. Ahora bien, lo que si hay son unas determinadas pautas que puedes seguir para testear tu idea antes de salir al mercado, y así hacerlo minimizando el riesgo de «aprendizaje» (fracaso es una palabra que no existe en nuestro vocabulario).

 

Diseño sin título

 

Pues bien, basándome en la experiencia de mi primer «aprendizaje» (primera idea que no funcionó), a continuación te voy a dar unas recomendaciones que como dice el título de este artículo, son 5 claves que debes considerar antes de emprender tu idea de negocio. Por supuesto y como dice el aforismo, no están todas las que son, pero si que son todas las que están. Te las formularé en forma de preguntas para que te sirvan a modo de test:

 

1. ¿Por qué quieres hacer esto (tú)?

Esto incluye no solo saber si estás dispuesto a hacer todo lo necesario para que el negocio funcione, sino también saber si eres la persona idónea para hacerlo, y me explico. En mi opinión, todos nosotros tenemos las capacidades -latentes o no- para hacer cualquier cosa que nos propongamos. Por tanto, si tienes la determinación, solo te queda aferrarte a ese gran porqué que te mueve a hacerlo, y lo demás vendrá solo.

Ahora bien, si por ejemplo se trata de un negocio comercial, y tu eres una pesona más bien introvertida, el hecho de que seas capaz de realizar la labor comercial, no es óbice para que te suponga un desgaste emocional que finalmente no te compense. Analízalo, porque ese autoconocimiento te será fundamental para saber si debes de contratar a personas que quizás tengan un perfil más idóneo para determinadas tareas o funciones.

 

2. ¿Has hecho un Business Plan?

Si, un plan de negocio detallado, en el que además de resumir la idea de negocio -por si necesitas entregarlo a cualquier posible socio inversor-, contemples cuáles van a ser tus ingresos, tus gastos, la inversión inicial necesaria, personal a contratar, el tiempo de amortización, punto de equilibrio, ROI, etc.

Como dice un buen amigo mío: «el excel aguanta todo lo que le eches». Pero cuidado con eso… porque ya no estamos jugando al Monopoli. Intenta por tanto, basarte en datos lo más realistas posible. Y si te falta información, podría deberse a que quizás aún no has investigado suficientemente.

 

3. ¿Por qué crees que tus clientes necesitan tu producto/servicio?

El hecho de que consideres que tu producto es muy bueno, no quiere decir que lo vayan a comprar. O al menos no, con el nivel de demanda que necesita para ser rentable. Me refiero a que puede ser incluso un producto único, pero si no viene a cubrir una necesidad real o solucionar un problema, es posible que no tenga la aceptación que esperas.

 

Es de vital importancia saber quién es tu target, y adaptar a él todo lo demás […] el cliente es el jefe, y por tanto debe estar en el centro de toda la estrategia.

 

4. ¿Qué tiene que no tenga el de la compentencia?

Hacer benchmarking o un estudio de mercado para saber qué hay ya en el mercado y quién más lo está vendiendo, es esencial para saber si hay nicho para tu producto antes de posicionarlo. Es posible que estés a tiempo de añadirle algún factor diferencial que lo haga único y así atraer a tu cliente potencial. Esto es algo que enlaza muy bien con el punto siguiente.

 

5. ¿Tienes un Plan de Marketing?

Efectivamente, si me pides que defina con una sola palabra qué es el Marketing, esa palabra es diferenciación. Por tanto, con indepencia del producto, sector, localización, etc; sin un plan de Marketing -y parafraseando a Séneca-, es como si no tienes rumbo, y por tanto no vas a llegar a buen puerto, por favorables que sean los vientos que soplen en el mercado.

En ese sentido, no voy a extenderme para explicar cómo debe de ser un Plan de Marketing -ya que eso daría para un artículo completo-, pero si te digo que el Business Plan «bebe» directamente de él, ya que incluye un mix que se podría resumir en lo que se conocen como las 4P´s -por sus siglas en inglés- (Product, Price, Placement y Promotion).

Yo además suelo añadir una 5ª P que es la de Personas. De hecho es la que debe de anteponerse a las otras 4, de lo contrario el plan carecerá de sentido. Es de vital importancia saber quién es tu target, y adaptar a él todo lo demás. Como dice Mercadona, el cliente es el jefe, y por tanto debe estar en el centro de toda la estrategia.

Te dejo como guía un enlace a un artículo que escribí en mi blog, sobre cómo debe ser un Plan de Marketing Inmobiliario, que aunque en este caso está enfocado en la venta de viviendas, la esencia es la misma para cualquier negocio y los factores a considerar a grandes rasgos, también.

 

5 P´s

 

Pues bién, si has respondido de manera satisfactoria a estas 5 preguntas, créeme que ya tienes gran parte del éxito asegurado. En caso contrario, quizás deberías revisar tu Business Plan (si lo tienes) y ver qué aspectos no tienes cubiertos, porque todavía estás a tiempo de desarrollarlos y evitar un posible «aprendizaje». 

No obstante, si necesitas ayuda en este «viaje», ya sea para arrancar un nuevo proyecto o desatascar uno que ya tienes en marcha, quiero que sepas que puedes contactar conmigo para acompañarte en ese proceso de mejora que estás deseando iniciar.  Quedo a tu disposición para cualquier duda o aclaración.

 

 Escríbeme un email a info@miguel-a-rodriguez.com

 También puedes hacerlo a través de mi web en www.quierocompartirlo.com

Categorías
Economy Technology Trending

Lo que trae la 4ª Revolución Industrial

Según el Banco Mundial, la revolución tecnológica -en la que ya nos encontramos plenamente inmersos aunque no ha hecho más que empezar-; no solo está cambiando la forma en la que trabajamos y nos relacionamos con los demás, sino que viene llena de promesas y también de riesgos.

Klaus Schwab -fundador del Foro Económico Mundial de Davos- ya acuñó el término de «La cuarta revolución industrial» en su libro publicado en el año 2016, en el cual ya planteaba una serie de dilemas que cuestionaban desde la forma en la que se desarrollan los países, hasta incluso lo que significa ser humanos.

En este artículo vamos a analizar los 8 pilares en los que el Banco Mundial fundamenta su teoría de lo que nos traerá esta revolución tecnológica, a través de la fusión de los mundos físico, digital y biológico. También de los principales efectos que ellos supone para las organizaciones, el mercado de trabajo y la propia sociedad.

 

Diseño sin título

 

1. DISRRUPCIÓN EMPRESARIAL

La revolución tecnológica ha cambiado por completo la forma en la que se relacionan las empresas con su clientes, a través de la comunicación digital. Existen herramientas que permiten valorar lo servicios en base a su nivel de rendimiento o calidad, haciendo cada vez más fácil adaptarse a las necesidades reales de los clientes.

Es un modelo muy competitivo donde para conseguir ser la empresa elegida, no solo hace falta aportar valor, sino que hay que optimizar los costes de producción y distribución para además hacerlo de la forma más eficiente posible. La automatización de procesos, el consumo de energía o el análisis de datos para la toma de decisiones, son solo algunas de las herramientas que han propiciado dicho cambio.

En ese sentido, podríamos usar el ejemplo de Amazon como bandera de ese cambio de paradigma dentro del comercio global.

 

2. FUSIÓN DE TECNOLOGÍAS

Sin duda esta cuarta revolución industrial ha sido ocasionada por la fusión de tecnologías y la capacidad digital que otorgan las mismas. Vehículos autónomos, impresión 3D, robótica, cloud computing, etc; son ejemplos de como el «Internet de las cosas» ha cambiado la colaboración hombre-máquina. Se trata de una fusión entre los mundos digital y biológico que vienen a replantearnos los roles que desempeñaremos como humanos en un futuro inmediato.

Por no hablar del Blockchain, donde la criptografía a través de la tecnología de cadena de bloques, va a cambiar por completo desde el sistema económico, hasta los sistemas de información, entre otros muchos. Aunque en este punto no me extenderé demasido, ya que debido a su importancia, merece ser objeto de un próximo artículo.

 

Diseño sin título (1)

 

3. GOBERNANZA ÁGIL

Otras de las grandes asignaturas pendientes de los gobiernos -especialmente en determinadas zonas del mundo- son la transparencia y la confianza en la gestión de lo público. La tecnología y en especial las redes sociales, han democratizado el acceso a la información, hasta unos niveles que hasta ahora eran impensables.

Sigue habiendo áreas de mejora importantes en la gobernanza, como la agilidad en los trámites burocráticos, la tributación, seguridad, privacidad, etc; que sin duda van a tener que adaptarse a la evolución de este proceso social y tecnológico, que está transformando a la sociedad actual.

4. ÉTICA E IDENTIDAD

Estos avances mencionados en biotecnología e Inteligencia Artificial, están generando un dilema existencial, ya que lo que hasta ahora veíamos en las películas más futuristas, ha llegado, y además lo ha hecho para quedarse. La prolongación de la vida, los bebes de diseño, el papel de las máquinas, o la extracción de memoria – solo por citar algunas de las más controvertidas-; han abierto un debate ético y moral para el que muchos de nosotros no estamos preparados aún.

La virtualización de las relaciones -especialmente entre la gente joven- está haciendo que perdamos algunas de las capacidades más básicas como la de escucha e interacción; y eso está mermando algunas de las habilidades sociales con las que hemos sido «programados». Sin duda es éste uno de los retos más importantes a los que nos enfrentamos.

 

«[…]el 75% de las profesiones del futuro aún no existen o se están creando y la mayoría de ellas estarán dentro del ámbito de las tecnologías de la información».

 

Half Robot

5. PERTURBACIÓN A EMPLEOS Y HABILIDADES

La mayor preocupación en este punto viene de la creciente brecha entre las habilidades que los nuevos puestos de trabajo demandan, y la capacitación actual de nuestra fuerza de trabajo. Mientras en las anteriores revoluciones industriales hubo un tiempo de adaptación del mercado laboral para los desafíos que entonces se planteaban; hoy en día, la velocidad imprimida por el propio cambio tecnológico, hace que no seamos capaces de adaptarnos, al menos al ritmo que sería necesario.

En ese sentido, según el informe publicado por el Foro Económico Mundial en septiembre del año pasado titulado «The Future of Jobs«, el 75% de las profesiones del futuro aún no existen o se están creando y la mayoría de ellas estarán dentro del ámbito de las tecnologías de la información.

 

6. DESIGUALDAD

La desigualdad es sin duda otra de las mayores preocupaciones actuales, ya que las nuevas plataformas tecnológicas globales están haciendo que el dominio de los mercados se desplace hacia zonas donde existe mayor potencialidad. Esto provoca un desequilibrio y una mayor fragmentación social.

De todos es conocido el dato aportado por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), que dice que tras la crisis atravesada en al última década, el 1% de la población mundial posee actualmente algo más de la mitad de toda la riqueza mundial.

 

«El 1% de la población mundial posee actualmente algo más de la mitad del toda la riqueza mundial»

7. SEGURIDAD Y CONFLICTO

El perfecto ejemplo de las nuevas formas de conflicto bélico es el de la «Primavera Árabe», con la creación de una auténtica crisis bélica global a través de las redes sociales. Las técnicas de combate no tienen nada que ver con las usadas una década atrás, y se presume que en el futuro más inmediato el campo de batalla será la red, a través del hackeo de las comunicaciones, la energía o cualquier otro elemento vital que irrumpa en el desarrollo normal de una comunidad.

Las máquinas sustituirán a los soldados tal cual los conocemos hoy, y esto hará que cada vez sea más difícil localizar al enemigo real de un conflicto. De hecho, los últimos conflictos internacionales han venido motivados por el espionaje o el lanzamiento de campañas de desprestigio a través de la red.

 

8. INNOVACIÓN Y PRODUCTIVIDAD

Paradójicamente, y a pesar de todos los avances tecnológicos aplicados a la productividad empresarial; los datos a nivel global no reflejan que haya un incremento significativo de la misma. En el año 2016 en el mercado norteamericano el dato era de apenas un 2%.  Eso puede ser debido, a que las nuevas formas de eficiencia en procesos no sea tan evidentes como pueda ser el caso de la evolución de los precios, por ejemplo.
También por el hecho de que la aplicación de estos nuevos sistema de trabajo están muy focalizados en determinadas zonas más industrializadas, y aún existen entorno a dos mil millones de personas que siguen desconectadas de la economía mundial; precisamente por el bajo nivel de implantación tecnológica.

Diseño sin título (2)

 

CONCLUSIÓN

Así las cosas, podemos decir que aún nos encontramos en la fase inicial de la cuarta revolución industrial, y por tanto no tenemos conciencia del nivel de adaptación necesario que es requerido, con objeto de que el desarrollo de la misma traiga más efectos beneficiosos que perjudiciales para la sociedad en general.

Por otra parte, el gran dilema que supone para la humanidad el saber dónde empieza y dónde acaba el papel de las máquinas, quizás haga necesaria una mayor y más ágil regulación normativa en este campo. De hecho, en un sistema ecónomico de libre mercado -como en el que teóricamente nos encontramos-, ese es el papel que deben desempeñar los gobiernos. Parafraseando al famoso economista Adam Smith, sería algo así como hacer valer «La mano invisible del Estado».

 

Categorías
Economy Legal Real Estate

Cambios (vueltra atrás) en los contratos de alquiler

Hace unos días se publicaba en el BOE un nuevo Decreto-Ley 7/2019 de 1 de marzo, en materia de vivienda y alquiler, que viene a complementar al «intento fallido» del Real Decreto-ley 20/2018 de 14 de diciembre, que finalmente no fué convalidado en el Congreso, y por tanto todo lo anunciado en el mismo había quedado en una especie de «limbo normativo». Ambos han establecido algunos cambios en la Ley de Arrendamientos Urbanos y la Ley de Propiedad Horizontal. Principalmente en lo que se refiere a la duración de los contratos, garantía o fianzas, etc. Y también en lo referente a los apartamentos turísticos y su regulación dentro de las Comunidades de Propietarios. Por tanto, seas arredantario, arrendador o simplemente lleves gestión de alquiler turístico, este artículo te interesa.

 

Ley alquiler cover

 

A continuación vamos a realizar un resumen de los principales artículos de las citadas leyes que han sido modificados, y que desde el día 6 de mazo de 2019 pasan a estar en vigor:


1.- Régimen transitorio.

Los contratos de arrendamiento celebrados con anterioridad a la entrada en vigor de este Decreto-Ley continuarán rigiéndose por el régimen legal que les era de aplicación, sin perjuicio de lo que las partes pudieran acordar a futuro.

2.- Duración de los contratos de arrendamiento de vivienda preaviso de no renovación.

Aumenta de 3 a 5 años el plazo legal mínimo en el que el inquilino podrá permanecer en la vivienda arrendada, salvo que el arrendador sea persona jurídica, en cuyo caso el plazo será de 7 años.

Igualmente, el periodo de prórroga tácita, que ahora es de 1 año desde que finaliza el plazo de prórroga obligatoria, también aumenta a 3 años.

Además, se aumenta a 2 meses el plazo de preaviso previsto para la no renovación del contrato para el inquilino y a cuatro meses para el arrendador.

Por otra parte, se establecen los motivos de necesidad que activan la facultad de recuperación de la vivienda por el propietario para destinarla como su vivienda habitual, la de sus hijos, padres o cónyuges, deberán quedar previamente recogidos expresamente en el contrato.

3.- Gastos de gestión inmobiliaria y formalización de contrato.

Estos gastos serán a cargo del arrendador cuando sea una persona jurídica (una sociedad, una empresa), salvo los gastos por los servicios contratados a iniciativa directa del arrendatario.

4.- Limitación en las garantías adicionales a la fianza.

Se limitan las garantías adicionales a la fianza hasta un máximo de 2 mensualidades, salvo que se trate de contratos de larga duración (más de 5-7 años según la condición del arrendador)

5.- Actualización de renta.

Estará sujeta al IPC la actualización de la renta durante la vigencia del contrato de arrendamiento.

6.- Apartamentos turísticos.

Se realiza una precisión técnica en la norma para excluir del ámbito de aplicación de la Ley de Arrendamientos Urbanos a las viviendas de uso turístico, estándose a lo que establezca la normativa sectorial turística de aplicación.

Asimismo, relacionado también con los apartamentos turísticos, se reforma la Ley de Propiedad Horizontal para abrir la posibilidad de que por mayoría cualificada de tres quintas partes de los propietarios que representen las tres quintas partes de las cuotas de participación de las comunidades de vecinos, puedan adoptarse acuerdos que limiten o condicionen el ejercicio de esta actividad en dicha comunidad.

7.- Apoyo a los grupos más vulnerables.

Habrá posibilidad de subrogación en caso de fallecimiento del inquilino en favor de determinados perfiles vulnerables como menores, discapacitados o mayores de 65 años.

Además, se acuerdan otras medidas de apoyo a los grupos más vulnerables, como la mayor coordinación con los servicios sociales para proteger al desahuciado en supuestos de vulnerabilidad y la obligación de señalar día y hora para el desahucio.

8.- Inscripción registral.

Los contratos de arrendamiento no inscritos en el Registro de la Propiedad tendrán eficacia ante «terceros», por lo que el comprador de una vivienda con arrendamiento vigente no tendrá más remedio que respetar el contrato hasta su finalización.



Hacienda

CAMBIOS EN MATERIA FISCAL

1.- La exención del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (AJD) en la suscripción del contratos de arrendamiento de vivienda para uso estable y permanente.

2.- Modificación en la regulación del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) para eliminar la obligación de pago del impuesto al arrendatario en el alquiler social. Además, los ayuntamientos podrán establecer una bonificación de hasta el 95% en la cuota del IBI para viviendas que se mantengan sujetas a alquilar a precio limitado.

 

OTRAS REFORMAS

También han sido incluídas otras medidas en este Real Decreto-ley, entre las cuales yo destacaría las siguientes:

-Estimular la realización de obras de eliminación de barreras físicas en los edificios, mejora de accesibilidad.

-Modificación de los procedimientos judiciales de desahucio para que, en coordinación con los servicios sociales, se pueda conseguir una alternativa habitacional a los afectados.

 

2

 

Como conclusión, vemos que este conjunto de medidas impulsadas por el Gobierno, teóricamente persiguen facilitar el acceso al alquiler a determinados colectivos -como los jóvenes-, y así equilibrar la posición entre arrendador y arrendatario. Sin embargo, parecen de dudosa efectividad en lo que se refiere a conseguir mayores garantías para los propietarios de viviendas, que ante los diferentes riesgos que les ocasiona un alquiler, en la mayoría de los casos prefieren no alquilar o directamente vender la vivenda. Tampoco parece que vayan a lograr frenar la «burbuja» existente en los precios del alquiler en determinadas ciudades como Madrid o Barcelona.

Categorías
Business Legal Real Estate

¿Puedo alquilar el piso si lo tengo en venta?

For sale

Sin duda esta es una duda muy frecuente, y que nos llega casi a diario, cuando hablamos con propietarios de viviendas. Y la respuesta es: si, por supuesto que se puede. Ahora, es importante contemplar este hecho en el contrato de arrendamiento -además de algunas otras cosas que veremos a continuación-, con objeto de que no tengamos problemas a la hora de dar por concluído dicho contrato.

De hecho, el alquiler no está exento de riesgos (impagos, averías y destrozos, inseguridad jurídica, ocupaciones, etc); y todo esto hace que muchos propietarios sean reacios a alquilar la vivienda si no la usan, y por eso se decantan directamente por la venta. Y en ese sentido, el objetivo de este artículo no es otro, sino dar algunos consejos a tener en cuenta cuando nos encontremos ante esta tesitura.

En primer lugar debemos analizar la ley de aplicación en estos supuestos -que es la LAU (Ley de Arrendamientos Urbanos)-, y que se encarga de regular los derechos y obligaciones tanto de los inquilinos ocupantes de la vivienda, como el de los arrendadores propietarios de las mismas. Y a continuación, vamos a ver los 2 principales puntos que nos afectan si pretendemos vender, desde su última reforma en junio de 2013.

Martillo LAU.jpg

1.-PLAZO PARA DESOCUPAR LA VIVIENDA UNA VEZ CERRADA LA VENTA

La LAU se remite al Código Civil -y más concretamente a su artículo 1751- en el que dice que «el comprador de una finca arrendada tiene derecho a que termine el arriendo vigente al verificarse la venta, salvo pacto en contrario». Eso si, la LAU concede 2 derechos a los inquilinos:

1.1- Pueden exigir que se les deje permanecer durante 3 meses más en la vivienda, desde la fecha en la que se le haya notificado este hecho, siguiendo con las mismas obligaciones y derechos durante ese periodo.

1.2.- Pedir una indemnización o algún otro tipo de contraprestación al vendedor, por los daños y perjuicios causados.

Por tanto, el adquiriente se va a subrogar con la compra de la vivienda en los derecho y obligaciones que ya tenía el arrendador o anterior propietario. Eso si, la LAU en su última reforma ya mencionada del año 2013, regula el hecho de que dicho contrato se encuentre registrado en el Registro de la Propiedad.

Así las cosas, lo recomendable es detallar esta intención de vender en el contrato, y a ser posible -siempre y cuando tengamos un plan de comercialización que nos otorgue garantías para ello-, poner una fecha finalización determinada, prorrogable, pero basada en ese periodo de los 3 meses.

2.-DERECHO DE ADQUISICIÓN PREFERENTE

Otro de los derechos que otorga la LAU en su artículo 25 es el derecho de adquisición preferente. El cual se subdivide en otros 2, que son el derecho de tanteo -mediante el cual antes de vender se le debe de ofrecer al inquilino en primer lugar-; y el derecho de retracto -que da la posibilidad al inquilino de sustituir al adquiriente una vez realizada la transmisión si se dan una serie de requisitos-.

En este punto, nuestra recomendación es pactar la renuncia expresa a este derecho en el contrato, aunque esto otorga el derecho al arrendatario a ser informado de la intención de vender con al menos 30 días de antelacion a la fecha de venta.

 

Impuestos

 

Pues bien, a modo de resumen, vemos que efectivamente hay 2 elementos que no podemos pasar por alto en nuestro contrato de arrendamiento, si nuestra intención es la de vender. Por una parte tenemos el plazo mínimo de 3 meses que hay que otorgar al inquilino para que desocupe la vivienda. Y por otra, esa renuncia al derecho de tanteo y retracto. También, resulta más que recomendable la inscripción del contrato en el Registro de la Propiedad, para evitar cualquier disfunción en la interpretación del contrato.

Finalmente, y como decíamos al inicio de este artículo, son varios los factores a considerar, unos de índole más estratégica y otros que son de caracter legal, pero de la consideración de ambos, dependerá que cuando llegue el momento de la venta, la afrontemos con mayor o menor tranquilidad.

 

Categorías
Business Economy Real Estate

¿Pedimos hipoteca o un préstamo personal?

Portada Prestamo personal

Recuerdo un profesor de finanzas que tuve en la facultad, y la respuesta que nos daba cada vez que alguien le preguntaba alguna duda acerca de cualquier fórmula financiera: «Tranquilo, que cuando en vez de ser un ejemplo de pizarra sea tu propio dinero, lo vas a entender perfectamente». Y claro, con el paso de los años y la experiencia, aquella frase hecha -que entonces me pareció una clara evasión de su responsabilidad docente-, ha ido cobrando cada vez más sentido y a día de hoy, la suscribo absolutamente.

Pues bien, esas dudas no son ni más ni menos, que las que nos surgen a cualquiera a la hora de contratar un producto financiero, y en el caso de la financiación de una vivienda, no es menos. Por tanto, ante la pregunta que da título a este artículo: ¿Pido una hipoteca o un préstamos personal?, mi respuesta es: depende de diversos factores. Principalmente serán el importe que necesitamos financiar, el plazo en función de nuestra capacidad de reembolso mensual y el tiempo del que dispongamos para realizar la inversión.

Por eso, a lo largo de este artículo, vamos a analizar cuáles son esos factores y cómo afectan a nivel de costes -que al final es lo que nos interesa- antes de tomar  una decisión en un sentido u otro.

 

IMPORTE A FINANCIAR

Siempre que pidamos entre 30.000€ y 40.000€, lo que más nos va a interesar es un préstamo personal. De hecho, la mayoría de entidades financieras no tienen en su porfolio, hipotecas de viviendas por debajo de ese importe. Esto es así, porque los gastos que suponen para ambas partes la constitución de una hipoteca, harán que por muy competitivo que sea el tipo de interés, no compense.

Como ya vimos en un artículo anterior -y por eso no nos vamos a extender mucho en este punto-, son varios los Gastos e impuestos asociados a la compra de vivienda, y como detallamos en el mismo, se van a situar entorno al 10% del valor de compra si pedimos una hipoteca. Sin embargo, en un préstamo personal, el único coste sería el de la intervención del notario, que rondará un 0,3% de arancel sobre el importe a financiar.

 

TIEMPO DE TRAMITACIÓN

Otro factor que determina mucho la elección es el procedimiento de tramitación en la entidad financiera que elijamos. Ya que, mientras para un préstamo personal se pide solo documentación básica como nómina, contrato laboral y algunos otros datos personales. En la tramitación de una hipoteca hacen un estudio de riesgos más exhaustivo y este lleva su tiempo, que entre unas cosas y otras no suele ser inferior a un mes. Por tanto, dependiendo del tiempo del que dispongamos para materializar la operación, nos interesará una opción u otra.

 

PLAZO Y CUOTA VAN DE LA MANO

Por supuesto -y esto es matemática básica elemental-, si disponemos de más años para pagar algo, lógicamente, las cuotas mensuales van a ser más pequeñas que si apretamos ese plazo.

Veamos a continuación una tabla comparativa, en la que hay un cálculo comparativo para un importe de 60.000 €, aplicando las condiciones tipo para un préstamo personal a 8 años, y las de una hipoteca a 20 años:

 

Prestamo Vs hipoteca

 

Como se puede ver en este ejemplo, el coste total para una hipoteca es bastante superior al del préstamo personal, pero claro, también nos sale una cuota mensual mucho más alta en el caso del préstamo. Por tanto, dependiendo de nuestra capacidad de reembolso mensual, es decir, si podemos destinar esos más de 800 € al mes para el pago del préstamo o no, podremos decantarnos por la primera opción, o por la segunda.

Sin embargo, si en vez de 60.000 € hiciéramos esa misma simulación para 90.000€ ó 100.000 €, ya si compensaría pagar esos gastos de constitución de la hipoteca, ya que por una parte estaríamos pagando un tipo de interés mucho más bajo -actualmente se encuentran incluso por debajo del 2%-; y por otra, estaríamos comparando una cuota mensual de más de 1.000 € en el caso del préstamo personal, frente a una cuota de poco más de 400 € en el caso de la hipoteca.

 

Yendo al banco

 

Así las cosas, conviene hacer un estudio financiero dependiendo de la vivienda a adquirir y de nuestro perfil, con objeto de optar por la opción más idónea para nosotros. De hecho, siempre recomiendo a mis clientes acudir al banco con anterioridad a empezar la búsqueda de vivienda, para no crearse falsas expectativas que una vez metidos en faena, le puedan causar algún tipo de frustración.

De esta forma, y una vez superado ese primer paso, ya solo nos queda ir a comprar nuestra casa de forma tranquila y con la seguridad de que la financiación no será ningún problema.