Categorías
Marketing Society Trending

Un Club de generación de Valor

[et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»3.22″][et_pb_row _builder_version=»3.25″ background_size=»initial» background_position=»top_left» background_repeat=»repeat»][et_pb_column type=»4_4″ _builder_version=»3.25″ custom_padding=»|||» custom_padding__hover=»|||»][et_pb_text _builder_version=»4.0.2″ background_size=»initial» background_position=»top_left» background_repeat=»repeat» hover_enabled=»0″]

Hace un año aproximadamente, una amiga me llamó para hablarme de un proyecto que se estaba fraguando entre un grupo de profesionales del sector del Marketing y la Comunicación, y para el cual estaban buscando personas con inquietudes en este ámbito, que quisieran participar.

Claro, a mi me hablas de proyecto, grupo, profesionales, inquietudes, marketing y personas… y es como si le acercas un mechero a una bombona de butano (risas). Por supuesto, mi respuesta fue inmediata y afirmativa: «por supuesto que podéis contar conmigo».

Estamos hablando del Club de Marketing Granada. Un proyecto sin ánimo de lucro que nace para dar cobijo a todos los profesionales del Marketing y la Comunicación de nuestra provincia, y que sirva a modo de colegio profesional, para un colectivo que aún siendo muy numeroso, no había conseguido hasta ahora crear un foro donde realmente se creen sinergias y valor para sus representados.

Y es ahí precisamente donde hemos puesto el foco desde el Club de Marketing Granada. En la creación de VALOR, así en mayúsculas. Asociaciones hay muchas, quizás demasiadas. Y la mayoría se solapan mucho entre los servicios «reales» que dan al asociado, y esto hace que a pesar de su más que loable intención -lo cual no pongo en duda- no aporten valor a sus asociados.

Por eso -y esto es además una de las máximas del Marketing- queríamos ser diferentes. Dar servicios que se echan en falta en otras asociaciones y que son realmente de utilidad para todos nuestros socios en su día a día. Estamos hablando de acciones formativas de calidad sobre aspectos clave en nuestra actividad; foros de networking que aúnen a todos los actores: centros educativos, estudiantes, empresas y profesionales; y así un largo etcetera, que a día de hoy aún no sabemos hasta donde podrá llegar.

Lo que si me quedó claro desde la primera reunión, es que éste es un Club de profesionales, y para profesionales. Por tanto, una de las claves es «protegerlo» para que no termine «fagocitado» por ningún lobby -ya sea empresarial o del ámbito público-, y por ende se desvirtúe su principal función, o se pierda la esencia sobre la que se cimienta su creación: la aportación de valor. 

Foto de la firma con AECOP

En mi caso concreto -como responsable de la vocalía de Empleo y Emprendimiento-, ponemos a disposición del asociado, servicios de acompañamiento en sus procesos de desarrollo y crecimiento, ya sea a nivel personal como profesional. De hecho, hemos firmado recientemente un convenio con AECOP (Asociación Española de Coaching Ejecutivo), para contar de forma gratuíta con un servicio de Coaching para nuestros asociados.

También incorporamos el diseño de un plan de carrera, tanto para los estudiantes que quieran incorporarse al mercado laboral, que puedan hacerlo en unas condiciones mínimas de calidad; como para los emprendedores que están iniciando su proyecto o bien ya lo tienen en marcha, y necesitan un impulso que les permita alcanzar su objetivo.

Éstas son solo algunas de las iniciativas que se están llevando a cabo dentro del Club, e intuyo que van a seguir creciendo y apareciendo nuevas ideas, ya que no paramos de retroalimentarnos de las diferentes aportaciones que van realizando los nuevos asociados. No en vano, el Marketing es un mundo de grandes ideólogos y las sinergias que se pueden crear son ilimitadas. Os esperamos a todos con los brazos abiertos.

 

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Categorías
Business Entrepreneurship Marketing

5 Aspectos clave antes de emprender tu idea de negocio

Tanto si te encuentras en la fase más incipiente y todavía no has materializado tu idea de negocio, como si ya la has puesto en marcha; seguro que te suena aquello de: «me estaré precipitando…» o: «y si nadie se interesa por mi producto/servicio…». Si, a mi también. Así que bienvenido al club (risa irónica).

Efectivamente emprender es sinónimo de asumir riesgos, y por tanto, siempre surgen dudas y nadie te va a poder dar un certificado firmado con el que tienes asegurado tu modus vivendi de por vida por el hecho de haber puesto en marcha un negocio, por muy buena y singular que sea tu idea.

Seguramente ya lo sabes, pero a pesar de lo que te digan, no existen recetas mágicas que por el hecho de usarlas te garanticen que tu negocio va a ir como un tiro. Ahora bien, lo que si hay son unas determinadas pautas que puedes seguir para testear tu idea antes de salir al mercado, y así hacerlo minimizando el riesgo de «aprendizaje» (fracaso es una palabra que no existe en nuestro vocabulario).

 

Diseño sin título

 

Pues bien, basándome en la experiencia de mi primer «aprendizaje» (primera idea que no funcionó), a continuación te voy a dar unas recomendaciones que como dice el título de este artículo, son 5 claves que debes considerar antes de emprender tu idea de negocio. Por supuesto y como dice el aforismo, no están todas las que son, pero si que son todas las que están. Te las formularé en forma de preguntas para que te sirvan a modo de test:

 

1. ¿Por qué quieres hacer esto (tú)?

Esto incluye no solo saber si estás dispuesto a hacer todo lo necesario para que el negocio funcione, sino también saber si eres la persona idónea para hacerlo, y me explico. En mi opinión, todos nosotros tenemos las capacidades -latentes o no- para hacer cualquier cosa que nos propongamos. Por tanto, si tienes la determinación, solo te queda aferrarte a ese gran porqué que te mueve a hacerlo, y lo demás vendrá solo.

Ahora bien, si por ejemplo se trata de un negocio comercial, y tu eres una pesona más bien introvertida, el hecho de que seas capaz de realizar la labor comercial, no es óbice para que te suponga un desgaste emocional que finalmente no te compense. Analízalo, porque ese autoconocimiento te será fundamental para saber si debes de contratar a personas que quizás tengan un perfil más idóneo para determinadas tareas o funciones.

 

2. ¿Has hecho un Business Plan?

Si, un plan de negocio detallado, en el que además de resumir la idea de negocio -por si necesitas entregarlo a cualquier posible socio inversor-, contemples cuáles van a ser tus ingresos, tus gastos, la inversión inicial necesaria, personal a contratar, el tiempo de amortización, punto de equilibrio, ROI, etc.

Como dice un buen amigo mío: «el excel aguanta todo lo que le eches». Pero cuidado con eso… porque ya no estamos jugando al Monopoli. Intenta por tanto, basarte en datos lo más realistas posible. Y si te falta información, podría deberse a que quizás aún no has investigado suficientemente.

 

3. ¿Por qué crees que tus clientes necesitan tu producto/servicio?

El hecho de que consideres que tu producto es muy bueno, no quiere decir que lo vayan a comprar. O al menos no, con el nivel de demanda que necesita para ser rentable. Me refiero a que puede ser incluso un producto único, pero si no viene a cubrir una necesidad real o solucionar un problema, es posible que no tenga la aceptación que esperas.

 

Es de vital importancia saber quién es tu target, y adaptar a él todo lo demás […] el cliente es el jefe, y por tanto debe estar en el centro de toda la estrategia.

 

4. ¿Qué tiene que no tenga el de la compentencia?

Hacer benchmarking o un estudio de mercado para saber qué hay ya en el mercado y quién más lo está vendiendo, es esencial para saber si hay nicho para tu producto antes de posicionarlo. Es posible que estés a tiempo de añadirle algún factor diferencial que lo haga único y así atraer a tu cliente potencial. Esto es algo que enlaza muy bien con el punto siguiente.

 

5. ¿Tienes un Plan de Marketing?

Efectivamente, si me pides que defina con una sola palabra qué es el Marketing, esa palabra es diferenciación. Por tanto, con indepencia del producto, sector, localización, etc; sin un plan de Marketing -y parafraseando a Séneca-, es como si no tienes rumbo, y por tanto no vas a llegar a buen puerto, por favorables que sean los vientos que soplen en el mercado.

En ese sentido, no voy a extenderme para explicar cómo debe de ser un Plan de Marketing -ya que eso daría para un artículo completo-, pero si te digo que el Business Plan «bebe» directamente de él, ya que incluye un mix que se podría resumir en lo que se conocen como las 4P´s -por sus siglas en inglés- (Product, Price, Placement y Promotion).

Yo además suelo añadir una 5ª P que es la de Personas. De hecho es la que debe de anteponerse a las otras 4, de lo contrario el plan carecerá de sentido. Es de vital importancia saber quién es tu target, y adaptar a él todo lo demás. Como dice Mercadona, el cliente es el jefe, y por tanto debe estar en el centro de toda la estrategia.

Te dejo como guía un enlace a un artículo que escribí en mi blog, sobre cómo debe ser un Plan de Marketing Inmobiliario, que aunque en este caso está enfocado en la venta de viviendas, la esencia es la misma para cualquier negocio y los factores a considerar a grandes rasgos, también.

 

5 P´s

 

Pues bién, si has respondido de manera satisfactoria a estas 5 preguntas, créeme que ya tienes gran parte del éxito asegurado. En caso contrario, quizás deberías revisar tu Business Plan (si lo tienes) y ver qué aspectos no tienes cubiertos, porque todavía estás a tiempo de desarrollarlos y evitar un posible «aprendizaje». 

No obstante, si necesitas ayuda en este «viaje», ya sea para arrancar un nuevo proyecto o desatascar uno que ya tienes en marcha, quiero que sepas que puedes contactar conmigo para acompañarte en ese proceso de mejora que estás deseando iniciar.  Quedo a tu disposición para cualquier duda o aclaración.

 

 Escríbeme un email a info@miguel-a-rodriguez.com

 También puedes hacerlo a través de mi web en www.quierocompartirlo.com

Categorías
Coaching Human Resources Management

El Coaching y el Alto Rendimiento en las organizaciones

De un tiempo a esta parte, habrás notado que la palabra Coaching está muy presente en cualquier ámbito, especialmente en el campo profesional. Esto tiene una explicación muy lógica, y es que el Coaching ayuda al desarrollo de los equipos de trabajo; consiguiendo -entre otras cosas- una considerable mejora del desempeño y la productividad de los componentes de dichos equipos.

En este punto es importante diferenciar entre un grupo y un equipo de trabajo. Para ello voy a utilizar la siguiente frase de Steve Jobs, que a mi entender lo define muy bien: «Las grandes cosas en los negocios nunca son hechas por una persona, sino por un equipo de personas». Sería algo así como que el resultado que obtienen es exponencialmente superior al de la suma de lo aportado por cada miembro de forma individual.

Claro, para lograr esto, dicho equipo tiene que estar cohesionado y existir una estrecha colaboración entre sus miembros. Aquí es donde cobra sentido esta disciplica y en especial una de sus variantes como es el Coaching Ejecutivo, definido por ICF (International Coach Federation) como un proceso creativo grupal que estimula la reflexión, inspirándoles para utilizar al máximo su potencial personal y profesional.

Coaching Cover

Son muchos los beneficios que se pueden obtener con un proceso de Coaching Ejecutivo, pero por resumir podríamos resaltar los siguientes:

  • Desarrollo de los equipos
  • Mejora del desempeño y la productividad
  • Mejora del aprendizaje
  • Mejora de las relaciones
  • Mejora de la calidad de vida en el trabajo
  • Más creatividad
  • Mejor uso de habilidades y recursos
  • Respuestas más rápidas y efectivas a situaciones de crisis
  • Mayor flexibilidad y adaptabilidad al cambio

Proceso creativo grupal que estimula la reflexión, inspirándoles para utilizar al máximo su potencial personal y profesional.

También ayuda a establecer un cambio de mentalidad y comportamiento, donde lo importante no es el objetivo (que también), sino la búsqueda de la excelencia en el proceso. Esto es lo que -en mi humilde opinión- supone realmente el concepto de alto desempeño. Consiguiendo ese cambio de actitud basado en la confianza, compromiso, entusiasmo, generosidad, coraje, etc.

Mientras que la mayoría de organizaciones siguen basando su modelo de gestión en la exigencia, es decir, poniendo el foco únicamente en los resultados; con esta otra visión basada en la excelencia, los resultados llegan como consecuencia de haber alcanzado un nivel superior en el desarrollo de los procesos dentro de la organización.

Por ilustrarlo con un ejemplo para un mejor entendimiento, podríamos usar un caso de éxito de todos conocido como es el del tenista Rafa Nadal. Hace unos meses asistí a una conferencia de su tío y antiguo entrenador, Toni Nadal, y resaltaba esa búsqueda de la excelencia en su juego para alcanzar sus objetivos. Decía que en vez de centrarse en el resultado que querían obtener, se focalizaban en la mejora de su juego (saque más rápido, mejora del revés, voleas, dejadas, etc).

Rafa Nadal

En este contexto resulta esencial el papel que juega en el equipo el denominado Lider Coach, basado en un modelo de liderazgo adaptado a los tiempos actuales. Su principal misión será la de convertir esos grupos de trabajo en verdaderos equipos de alto rendimiento. Para ello deberá obtener la mejor versión de sus colaboradores y ponerla al servicio de la visión, misión y objetivos de la organización que lidera.

Éste no es percibido por el equipo como un jefe, sino como un colaborador. Su papel es el de acompañar a todos los miembros en un proceso de descubrimiento de todo su potencial, consiguiendo sacar la mejor versión de cada uno y ayudándoles en la gestión de las diferentes emociones que repercuten muy directamente en su bienestar personal y por ende, en su rendimiento.

A esta figura se le llama también Learning Coach, ya que el líder aprende de todos y cada uno de los miembros del equipo, a través de ese proceso de acompañamiento y observación; a la vez que aprende también de sí mismo mediante ese proceso contínuo de experimentación y cambios de rol.

Portada PSHI

Hay un mantra que resume bastante bien lo que supone ese cambio de modelo en la figura de la dirección de equipos, y que en palabras del experto en desarrollo e implantación de entornos de Alto Rendimiento, Antonio Garrido Marquez -con el cual tuve el privilegio de realizar un programa en esta materia-, dice lo siguiente: «Nuestra visión condiciona nuestro rendimiento». A partir de aquí y como conclusión, entiendo que corresponde a cada organización, elegir conscientemente la visión más adecuada de ver la realidad de su organización.

Categorías
Human Resources Management Marketing

Dejemos fluir a nuestros creativos

Dicen que de niños, todos nacemos con una capacidad innata para el pensamiento divergente o lateral, y que con los años, la vamos perdiendo por diversos motivos. De hecho, en un experimento desarrollado por la NASA en el año 2011 con un grupo de niños estadounidenses en el estado de Arizona, el resultado que obtuvieron fué que el 98% de los niños examinados podían catalogarse como genios de la imaginación.

En aquel experimento analizaron a través de diferentes juegos, la capacidad que tenían para enfrentarse a un problema y buscar soluciones innovadoras y creativas. Cuando cinco años después volvieron a realizar las pruebas al mismo grupo de niños, sólo el 30% de ellos obtuvieron el mismo resultado. Y nuevamente, cinco años más tarde se la volvieron a repetir, y en este caso ya sólo el l2% fué catalogado como genio de la imaginación.

La pregunta es: ¿qué/quién nos hace que vayamos perdiendo esa capacidad con los años? ¿es la sociedad? ¿somos los padres? ¿somos nosotros mismos? Bueno, quizás es un poco todo, en conjunto. Según los científicos, terminamos llenando su cabeza de miedos y dudas, y eso hace que se adormezca su imaginación y esa capacidad que tienen para saltarse lo preestablecido y buscar soluciones creativas.

Flyers María
Flyers hechos a mano por mi hija María para promocionar su canal de Youtube

Hace unos días, estaba pasando una máñana de sábado con mi hija -lo que ella llama «día de padre e hija» :)- y mientras repasaba unos informes en el ordenador, la dejé un rato sola en el salón. Pasados unos 30 minutos, me llamó para que fuera a ver algo que había hecho. Cuál fué mi sorpresa, que al llegar me encontré encima de la mesa unos flyers caseros, que había hecho para publicitar su canal de Youtube.

Claro, si bien es cierto que ella se está criando en un entorno donde debido a mi actividad profesional, esto del márketing y la publicidad es algo que ha «mamado» desde pequeña; también debo reconecer en ella como fruto de la observación de casi 9 años, que tiene esa capacidad creativa desde una edad muy temprana.

Si nos centramos en el ámbito de las organizaciones, todos tenemos algún compañero que nos sorprende de vez en cuando, aportando soluciones creativas y haciendo que nos venga ese pensamiento de «qué tipo más ingenioso». Por desgracia, la mayoría de las veces ese compañero no ocupa dentro de la empresa o institución donde trabajamos, un puesto que le permita desarrollar esa capacidad.

Thinkers

Existen numerosos tests de personalidad y análisis conductual, que nos permiten localizar y «catalogar» a esas personas que tienen esa inclinación creativa de manera innata, con independencia de lo que pueda demostrar en una entrevista de trabajo u cualquier otro tipo de observación más superficial. Algunos de los más conocidos son el Braincolor, DISC, MBTI, etc. O incluso algunos otros que permiten ver cómo se relacionan dentro una organización los diferentes perfiles como es el test BELBIN.

Todas estas herramientas nos facilitan que las personas consigan, lo que el escritor y experto en asuntos de creatividad Ken Robinson denomina en uno de sus libros «El elemento». Es decir, alinear lo que nos gusta con lo que se nos da bien. De esta forma, se consigue el alto desempeño dentro de las organizaciones y unos niveles óptimos de bienestar para todos sus participantes.

Daniel Goleman habla de «coeficiente intelectual colectivo», donde la suma del talento y la capacidad de todos los miembros, no suma, sino que multiplica. Obteniendo de este modo resultados exponenciales. De ahí la necesidad de reconocer en cada individuo esas capacidades y crear un entorno en el que se le permita desarrollar todo su potencial.

Steve Jobs

La historia está llena de grandes genios, que gracias a haber desarrollado su carrera dentro de un ambiente que les permitió «fluir», consiguieron algunas de las mayores obras y creaciones de la humanidad (Leonardo da Vinci, Picasso, Edison, Einstein, Mozart, Henry Ford, …).

Si además nos focalizamos en actividades y trabajos donde esa habilidad se torna en imprescindible -como podría ser la figura del creativo dentro de un departamento de márketing-; resulta vital darle ese espacio en el que pueda crear, ser divergente, fluir y dar su opinión libremente. Solo así conseguiremos resultados excepcionales.

Decía Steve Jobs, que «[…] solo las personas que están lo suficientemente locas para pensar que pueden cambiar el mundo… son quienes lo cambian». Así que, a modo de reflexión -y parafraseando al genio de Steve-, ¿porqué no dejamos que esos «locos» hagan sus locuras y sigan creando cosas maravillosas?

Categorías
Economy Real Estate Trending

Crowdfunding y Crowdlending, nuevas formas de inversión inmobiliaria

Hoy en día es tal la lluvia de anglicismos que nos «llueven» por todos lados, que en ocasiones, incluso siendo algo de nuestro interés, lo terminamos descartando por no saber realmente a qué se refiere. Por eso, en primer lugar me gustaría aclarar lo que estos dos términos significan: Crowfunding significa financiación colectiva, y crowlending, préstamos entre personas. Y ahora ya si, podemos entrar en más detalle acerca de sus características y beneficios.

Ambos conceptos han surgido al amparo de internet, a través de plataformas especializadas que se encargan de promover este tipo de proyectos colaborativos, y facilitan la creación de sinergias entre pequeños o medianos inversores que buscan formas alternativas de rentabilizar sus ahorros; y promotores de proyectos que buscan financiación en un mercado alternativo al bancario tradicional.

Aunque no nos engañemos, si analizamos quien hay detrás de estas plataformas, normalmente encontramos que directa o indirectamente, están capitalizadas por alguno de los grandes grupos inmobilarios, que encuentran en estos nuevos sistemas una forma de diversificación. Aunque a los usuarios esto debe de importarle poco, siempre que puedan cumplir sus objetivos con unas garantías mínimas, ya que como veremos a continuación, este tipo de operaciones tampoco están exentas de riesgo.

Sharing laptops

CROWDFUNDING

El crowfunding o financiación colectiva -que vendría a ser su tradución en castellano-, es un nuevo formato de inversión, bajo el cual, se juntan pequeños inversores para sufragar un proyecto de inversión. En el caso del crowfunding inmobiliario, estos pequeños o medianos inversores, se unen a través de plataformas especializadas, para invertir en proyectos inmobiliarios sin tener que invertir grandes importes.

Obteniendo también rentabilidades bastante más altas que en una inversión inmobiliaria tradicional. En la siguiente gráfica, se puede ver una comparativa de una inversión de 6.000€ a largo plazo (15 años), donde se ve claramente como la rentabilidad con este nuevo modelo de inversión habría sido muy superior, que la obtenida en los productos financieros tradicionales (fondos de inversión, bonos, bolsa, etc).

Gráfica Peerbrick

CROWDLENDING

En las plataformas de crowdlending, se ofrecen proyectos en los cuales se puede invertir, a través de la participación en préstamos para la financiación de los mismos. El principal servicio que ofrecen estas plataformas -además de la intermediación entre inversores y promotores-, es el análisis financiero de esos proyectos. De esta forma podemos comparar entre diferentes tipos de proyectos, en función de muchos factores (rentabilidad, plazo, tipo de riesgo, etc), optando por el que mejor se adapte a nuestro perfil inversor. A continuación, se muestra como ejemplo el estudio de un proyecto inmobiliario «tipo» a financiar.

Ejemplo proyecto crowdlending

Pues bien, tal y como hemos visto, tanto el crowfunding como el crowdlending son sistemas de financiación alternativa a la tradicional, que ofrecen oportunidades tanto a inversores como a las empresas para emprender diferentes proyectos. Gracias a la facilidad que proporciona el hacerse todo a través de internet y de forma digital, se reducen plazos y costes de gestión. Ahora eso sí, como en todo, si no queremos asumir riesgos, siempre es recomendable acudir a un experto inmobiliario que nos ayude a analizar y nos informe, acerca de qué activos son los más aconsejables para invertir en ellos dependiendo de nuestro perfil y expectativas. Ya que el destino de nuestros fondos, no deja de ser el de una inversión en activos inmobiliarios y por ende, la rentabilidad a obtener dependerá de la calidad de los mismos.

Categorías
Business Economy Real Estate

Porqué vender con un agente inmobiliario me sale más a cuenta

En un mundo como el actual, en el que las nuevas tecnologías nos hacen más accesible que nunca acercarnos a cualquier producto o servicio, y para lo cual solo necesitamos «hacer un click»; muchas veces necesitamos distinguir entre dos conceptos íntimamente relacionados pero a la vez diferentes: eficacia y eficiencia. Según el gurú del management Peter Drucker: «Eficiencia significa hacer bien las cosas. Eficacia es hacer lo que hay que hacer».

Tal cual entiendo yo dicha reflexión -y en base a la experiencia de lo que supone el día a día de mi negocio-, cuando hablamos de eficacia nos referimos a conseguir un objetivo a cualquier precio. Y cuando nos referimos a eficiencia, se trata de conseguir el mismo resultado, pero con la mínima utilización de recursos. Es decir, -y dicho en castellano antiguo- que nos cueste la menor pasta posible conseguirlo.

Pues bién, si trasladamos este criterio concretamente a la compraventa de viviendas; nuestro objetivo es ser lo más eficientes posible para nuestros clientes, o lo que viene a ser lo mismo, que ellos consigan el trato más favorable para sus bolsillos. Que cuando se trata de compra será conseguir la vivienda al precio más bajo posible; y cuando se trata de venta, vender su propiedad al precio más alto que nos permita el mercado.

Diseño sin título.jpg

Y claro, como decíamos al principio, la nuevas tecnologías estan cambiando muchas cosas y la mayoría para mejor. De hecho, encontrar una vivienda o un comprador para la nuestra, nunca había sido tan sencillo como lo es hoy día a través de internet. Es tan simple como entrar en un buscador, seleccionar una tipología, precio y ubicación; y podemos acceder a decenas de viviendas que cumplen esos requisitos. Y si lo que queremos es vender una propiedad, de una forma muy ágil y sencilla, podemos haber subido una vivienda a cualquier portal inmobiliario en menos de una hora.

Por tanto, todos coincidiremos en que conseguir nuestro objetivo de compra o venta con eficacia, es relativamente fácil. Pero… ¿eso nos garantiza que lo hagamos de forma eficiente? es decir, consiguiéndolo en el menor tiempo posible y al mejor precio que nos permita el mercado. Porque para eso, ya si que se necesita conocimiento, experiencia y recursos. Y claro, esto es algo en lo que internet ya no nos podrá ayudar. Al menos, si dicho servicio no lo «subcontrata» a PERSONAS.

De hecho y según las estadísticas, entorno al 70% de las personas empezamos la búsqueda o venta de nuestra vivienda a través de internet, aunque más del 40% terminan materializando la operación a través de un agente o agencia inmobiliaria. Y esto es así por diversos factores, pero como decíamos al principio, principalmente por una cuestión de eficiencia. Y si somos más concretos, son 2 los factores que van a condicionar dicho resultado: tiempo y dinero. También la garantía jurídica que supone estar asesorado por alguien con conocimiento y que tenga una mínima estructura, pero en eso se me presupone cierto conflicto de interés, y prefiero no entrar ahí, al menos no en esta publicación.

Tiempo y dinero

1º FACTOR: EL TIEMPO

El proceso de búsqueda o venta de vivienda puede ser agotador, al menos eso nos trasmiten la mayoría de clientes cuando ya llevan tiempo en el mercado. Para evitar estas demoras innecesarias, es importante hacer un filtro de clientes y de propiedades, para planificar esas visitas de compradores, y que realmente se ajusten a sus criterios de búsqueda. La mayoría de agencias cuentan con un software de gestión o CRM, y a través un protocolo de clasificación de clientes, el «casamiento» entre comprador y vendedor se acelera drásticamente.

En este punto podría añadir un sinfín de condicionantes más, pero la mayoría ya se encuentran incluídos en un artículo que escribimos hace unos meses sobre los «6 errores que debes evitar al vender tu vivienda»; el cual invito a consultar, porque seguro que muchos de vosotros os encontraréis identificados con lo que hay escrito en él.

2º FACTOR: EL DINERO

Las estadísticas a nivel internacional son claras en este punto. En un estudio publicado en 2015 por la NAR (asociación internacional de inmobiliarios), el precio medio de venta de las viviendas cuando la operación se realizaba a través de un agente inmobiliario era de 217.950 €. Sin embargo, cuando la venta se producía directamente entre particulares, ese precio bajaba a 183.800 €. Y cuando además dichos particulares se conocían o tenían algún tipo de relación (familiares, vecinos, amigos, compañeros de trabajo, etc), el precio bajaba a 132.900 €.

Estamos hablando de más de 35.000 € de media, es decir, más de un 16% de bajada en el precio. Lo cual, yo creo que evidencia más que de sobra la intervención de un profesional inmobiliario, con independencia del porcentaje de honorarios que incluya dicho servicio; que por lo normal -y esto son también datos a nivel internacional- rondarán entre un 3 y un 6%.

Atendiendo clientes

Así la cosas -y gracias a que nos encontramos en lo que llamamos libre mercado-, cada cual es libre de comprar o vender de la forma que le resulte más cómoda y más se ajuste a su perfil. Eso sí, las estadísticas están ahí, y objetivamente los resultados que arrojan, indican claramente la utilidad de trabajar con un agente inmobilirio; donde lejos de suponernos un gasto añadido, será una inversión que condicionará en gran medida, el ahorro económico y de tiempo que finalmente obtendremos gracias a su gestión. No dejando de ser esto, lo que persigue cualquier persona que sale al mercado de vivienda, ya sea para comprar o vender.

Categorías
Economy Marketing Real Estate

El Plan de Márketing Inmobiliario 3.0

Portanda plan de marketing

Según Philip kotler – considerado el padre del «márketing moderno»- en un Plan de Márketing 3.0,«se trata de comprender que conocer al cliente es mucho más que encontrar una persona interesada en tu producto”. De este mensaje, podemos sacar muchas conclusiones, pero si extrapolamos esto al mundo inmobiliario, principalmente nos dice que no hay que poner el foco en la vivienda, sino en las personas que van a habitar esa vivienda, y por ende, en sus necesidades, gustos y posibilidades.

Por tanto, mientras que en un Plan de Márketing 1.0 hablábamos de las 4 P´s (Producto, Precio, Distribución y Comunicación); ahora en el Márketing 3.0, podemos decir que aparece una nueva «P» que es la de PERSONAS -así, en mayúsculas-. Siendo ésta el punto de partida sobre el que debe pivotar el resto del Plan, si queremos ser exitosos con el mismo.

5 P´s

Pues bien, partiendo de esta premisa, a continuación vamos a citar cuáles deberían ser los 5 principales puntos a incluir en un Plan de Márketing inmobiliario 3.0:

1. PERSONAS

Si decimos que partimos de un plan basado en las personas, lo primero que debemos hacer es identificar y determinar nuestro público objetivo. Y por lo tanto, lo que busca un milenials de 35 años en una vivienda, no es lo mismo que lo que busca un perfil más senior de en torno a 60.

Nuestra misión aquí será la de determinar las necesidades, gustos y presupuesto de estos perfiles tipo, con objeto de darles exactamente lo que buscan. Y por supuesto, ofreciéndoles un estilo de vida acorde a dicho perfil y con el cual se identifiquen.

2. PRODUCTO

Es fundamental hacer un Análisis DAFO sabiendo cuáles son las Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades que surgen con la comercialización de nuestro producto. Prestando una especial atención sobre el análisis de la competencia, que en este caso no serán el resto de inmobiliarias, sino los inmuebles que existan en ese mismo mercado con iguales características técnicas. Ya que lo que no ha cambiado en esta disciplina, es que el fín de un buen plan de márkeging, siempre es la diferenciación.

En este apartado, la puesta en escena será fundamental y por eso serán de aplicación aquellas técnicas de Home Staging, ya explicadas en artículos anteriores, y que invito a los lectores a que las revisen en el siguiente enlace, con objeto de no repetir lo ya explicado.

3. PRECIO

Antes de tomar esta decisión, necesitamos estudiar las propiedades comparables en el área dónde se encuentra la vivienda y las condiciones actuales del mercado; diferenciando lo que se vende y lo que no, analizando los porqués, y adaptando el precio a todos estos factores, con objeto de salir al mercado con las mayores garantías de éxito. No en vano, este es siempre el factor más crítico en la decisión de compra.

4. PLACEMENT (Distribución)

En este apartado se deben establecer los canales a través de los cuales vamos a posicionar el inmueble en el mercado, partiendo de que los medios digitales son los que mejores resultados dan en términos de eficiencia, pero sin despreciar algunos tradicionales que todavía siguen siendo muy efectivos. Por ejemplo, hay propiedades destinadas a un cliente inversor extranjero, y donde la mejor forma de llegar a él, será en ferias o través de plataformas de intermediación inmobiliaria internacionales.

Una vez definido el producto y su mercado objetivo, será más fácil determinar cómo distribuirlo o posicionarlo.

5. PROMOTION (Plan de Comunicación)

Decía Cervantes que: «unos cuentos tienen la gracia en sí mismos, es decir, en el argumento, y otros en la manera de narrarlos». Y de eso va este punto, de saber comunicar a través de un adecuado «story telling» o narración de la historia -que decimos en castellano- generando una conexión emocional entre el cliente y la vivienda, creando una atmósfera que emule claramente el estilo de vida que persigue y haciendo que se identifique con él.

En definitiva, y dicho de forma menos filosófica, tenemos que conseguir llegar a nuestro target o cliente potencial, a través de las herramientas de comunicación adecuadas. Por supuesto, en un plan de medios o mix de comunicación, el alma máter es el márketing digital a través de sus diferentes variantes, con el que se obtienen los mejores resultados y de la forma más eficiente posible. Aunque no hay que descartar otros medios tradicionales que aún siguen siendo efectivos, y que van desde el cartel hasta las JPA´s (Jornadas de Puertas Abiertas).

Target meeting

Por último, tal y como decía Peter Drucker: “Lo que no se mide, no se puede mejorar”. Por eso, este plan debe ser evaluado periódicamente, para analizar el cumplimiento de los objetivos marcados, -que en nuestro caso claramente es la venta, y por tanto será evidente si se ha logrado o no- y en función de los mismos, ir evolucionándolo y retocándolo hasta alcanzar dicha meta.