El proceso de cambio de casa es una de las experiencias más bonitas e ilusionantes a las que nos enfrentamos en nuestra vida. Eso si, luego viene la temida mudanza. Si, cuando nos vemos «enterrados» en cajas durante algunas semanas. Claro, de su correcta planificación dependerá que esas semanas se conviertan en meses, o de que en cuestión de días nuestra situación se normalice.

Además, con independencia de que lo hagamos por nuestra cuenta -tirando de family and friends-, o que lo contratemos a una empresa especializada, siempre tendrá un coste. De hecho, de media en España nos gastamos en este trámite entre 125€ y 600€. Por eso, esto es un importe que nosotros solemos incorporar en el presupuesto de compra o venta de vivienda, ya que aunque la mayoría de clientes nos dicen: «No, pero si nosotros tenemos solo cuatro cosas que llevarnos…»; los números dicen que en una mudanza tipo, se transportan de media 50 cajas.

A continuación, dejamos una serie de consejos que en nuestra experiencia te van a ayudar a optimizar el presupuesto de la mudanza, y te ahorrarán algunos quebraderos de cabeza.

 

 

CUANTIFICAR Y HACERNOS UN PRESUPUESTO

En primer lugar hay que seleccionar la cantidad de cosas que vamos a trasladar, es decir, hacer un inventario con lo que nos llevamos y ver el volumen que ocuparía, ya sea en un camión o en nuestro propio coche. Además es importante hacer esta lista por categorías, ya que no es lo mismo trasladar un piano, que ropa. Siendo esto algo, que si finalmente optamos por contratar a una empresa, nos lo va a pedir para poder darnos precio.

Una vez que ya lo tengamos todo, mi recomendación es pedir uno o varios presupuestos de empresas especializadas, ya que muchas veces nos sorprende el hecho de que nos salga más barato que haciéndolo por nuestra propia cuenta. De cualquier forma, hay una serie de gastos de transporte, material de embalaje, etc en los que vamos a incurrir. Por eso, lo importante es medir dicho coste y ya comparar luego que nos sale más a cuenta.

 

PLANIFICAR EL DÍA Y LOS MEDIOS NECESARIOS

Elijas la opción que elijas, es esencial tener un planning que incluya el día y la franja de horas en las que realizarás el traslado. Pon especial atención a la disponibilidad de aparcamiento y al tráfico existente en la zona antes de tomar la decisión.

En lo que se refiere a los medios necesarios, lo ideal será contar con más de dos manos; por lo que si has decidido hacerlo por tus propios medios, infórmate primero de quién -o mejor quiénes- te podrán ayudar. Y una vez aclarado esto y el volumen de cajas o bultos a transportar, ya podrás cuantificar el tiempo que tardarás.

Por último, también será necesario ver de qué vehículos dispones y de su tamaño. Lo ideal es contar con una furgoneta o remolque, ya que el espacio de cualquier utilitario no te va a servir de mucho. Existen multitud de opciones de alquiler de vehículos sin conductor, que a precios muy competitivos, te facilitarán mucho las cosas.

 

Entering the house

CONSEJOS VARIOS

En este último apartado, te dejamos un listado de diferentes cosas que también te serán de utilidad; y aunque dependerán de cual sea tu situación en concreto, seguro que te serán de ayuda:

  • Aprovecha para hacer limpieza, seguro que hay cosas que ni has utilizado, ni utilizarás nunca. Ya se que es dificil desprenderte de ciertas cosas… pero si las donas a cualquier asociación, quizás te será más fácil.
  • Pon el nombre a las cajas de lo que lleva dentro, por ejemplo: libros, vasos, cubiertos, ropa, etc.
  • Lleva en una maleta el neceser y la ropa que vayas a utilizar justo al día siguiente.
  • Unos días antes, empieza a consumir cosas almacenadas en la nevera y compra solo lo imprescindible.
  • Ve cambiando a la nueva dirección todas las suscripciones o dirección de envío para cualquier cosas que estés esperando. No obstante, avisa a tu casero, nuevo propietario o vecino de confianza, para que esté pendiente; por que seguro recibirás cartas durante un tiempo.
  • Recuerda hacer el cambio de titularidad de los suministros (agua, electricidad, gas, teléfono, …). Así como la contratación de los nuevos para tu nuevo hogar. En este punto, seguro que la inmobiliaria te puede ayudar, y así evitarte un nuevo alta de los mismos -lo cual suele tener un coste elevado-, poniéndote de acuerdo con los anteriores inquilinos.

 

Carro caja

 

Seguro que se nos han quedado cosas en el tintero, pero bueno, este breve compendio te ayudará a cubrir la mayoría de contingencias que te puedan surgir durante una mudanza. Finalmente, ya solo nos queda desearte la mayor de las suertes en tu nueva etapa, y que la disfrutes al máximo. Para nosotros es como el «climax». Cuando una vez finalizado el proceso de venta o búsqueda de la nueva vivienda, vemos la cara de ilusión de los los nuevos inquilinos y esa sonrisa cuando les preguntamos: ¿qué tal, cómo os va con la nueva casa?